Divorcio de Común Acuerdo y Divorcio Contencioso

Una de las situaciones más difíciles,  incómodas, e incluso en ocasiones traumáticas por las que podemos pasar a lo largo de nuestras vidas es un proceso de separación o divorcio.

Por eso es importante plantearse que tipo de divorcio entablaremos.

El divorcio de mutuo acuerdo es aquel en que usted y su cónyuge pactan amistosamente cuales serán  los puntos en los que acuerdan y cuales aquellos sobre los cuales desean negociar.

Este será un acuerdo básico inicial, que una vez firmado y ratificado ante el Juez, éste considerará como legítimo, y servirá como una base de mínimos para zanjar todas vuestras discrepancias.

La importancia del acuerdo reguladores sentará los lineamientos a cumplir por las partes en el futuro, brindando certeza al sus relaciones a futuro.

El error más grande en que incurren muchas personas a la hora de plantearse el divorcio, es fundamentalmente es no haberlo planeado adecuadamente, ya sea por la carga emocional o por la existencia de otros factores externos que influyen en gran manera en la toma de decisiones.

Si bien la mayoría de las personas deciden de razonada y prudentemente cuando divorciarse, hay otros que deciden dejar la relación de forma precipitada y abrupta, encontrándose ambos conyuges en una fuerte y larga batalla legal, que terminara siendo altamente costosa y dañina para ambas partes.

Es por ello, que es importante decidir lo que usted verdaderamente quiere y los pasos a seguir para obtenerlo.

Una vez establecido que efectivamente quiere el divorcio, deberá determinar si optará por un Divorcio de Mutuo Acuerdo o por un Divorcio Contencioso, es decir, entablar una dura batalla legal con su cónyuge.

El Divorcio de Mutuo Acuerdo es más cordial, pacifico y económico, facilitando conseguir mejores resultados que el divorcio contencioso, pues este supone que ambas partes no han sido capaces de arribar a un acuerdo y que deben someter la decisión de todos sus problemas familiares a un Juez.

Puede ocurrir que la decisión que dicte el Juez no guste a ninguna de las partes intervinientes.

En el divorcio contencioso, como se desprende del término, cada parte considera a la otra como su contrario, contendiente o rival, existiendo entre ambos una relación de hostilidad o enfrentamiento reciproco entre ambos miembros de la pareja. Usualmente, en este tipo de procesos, ninguna de las partes conseguirá todo lo que se quería, quedando siempre un resabio de malestar y rencor por la parte vencida y vencedora.

Durante un Divorcio Contencioso cada cónyuge busca únicamente su propio interés, y en vez de buscar solución a los problemas que a ambos les afectan, resuelven todas sus disputas ante el Juez de Familia, destapando todos los trapos sucios de su convivencia de la forma más ruin e inimaginable.

Sin embargo existen múltiples situaciones en la que los cónyuges finalmente haciendo uso del  sentido común llegan a pactos de consenso, es decir, de mutuo acuerdo en el que fijan los términos esenciales de su separación.

Todos estos términos de su divorcio serán recogidos en un documento firmado por ambas partes que se denomina Convenio Regulador, en el  que ambos cónyuges pactan cual ha de ser la regulación futura de sus relaciones, tanto entre ellos mismos como con los hijos del matrimonio.

Si desea Divorciarse o le han pedido el Divorcio y necesita un abogado contáctenos: 951 082 338 o escríbanos: info@lawyersabogados.es

Compartir en

Te gusta este post?

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)