Divorcio y Separación Judicial

 

Si han transcurrido 3 meses desde la celebración del matrimonio basta con que uno de los miembros de la pareja no desee la continuación del matrimonio para que pueda demandar el divorcio. Antes era necesario solicitar la separación con carácter previo.

La diferencia principal entre la separación judicial y el divorcio consiste en que en la separación no se disuelve el vínculo matrimonial, sólo queda suspendido, por lo que la persona separada no puede volver a contraer matrimonio nuevamente. La sentencia de separación produce la suspensión de la vida común de los casados, cesando la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica, pero el vínculo matrimonial queda aun vigente.

En el divorcio el vínculo se rompe y los cónyuges pueden volver a contraer matrimonio civil.

Con la separación cesan ciertos deberes y presunciones legales, a saber:  el deber de guardarse fidelidad, el de vivir juntos y la presunción de paternidad respecto a los hijos concebidos por la esposa en el periodo en que la separación ha sido efectiva.

La separación al contrario del divorcio, admite la reconciliación entre los cónyuges. El divorcio extingue el vínculo matrimonial, por lo cual los cónyuges se encuentran obligados a contraer nuevo matrimonio si deciden reconciliarse.

Si desea Divorciarse o le han pedido el Divorcio y necesita un abogado contáctenos: 951 082 338 o escríbanos: info@lawyersabogados.es

Compartir en

Te gusta este post?

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)