Herencias Internacionales reguladas por el nuevo Reglamento Europeo

Las herencias "transfronterizas" representan el 10 % de todas las sucesiones en la Unión Europea (UE), que ascienden a cerca de 450.000 al año.

El 4 de Julio de 2012 el Consejo y el Parlamento Europeos, aprobaron el Reglamento (UE) Nº 650/2012, relativo a la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de las resoluciones, a la aceptación y la ejecución de los documentos públicos en materia de sucesiones mortis causa y a la creación de un certificado sucesorio europeo. 

Dicho Reglamento tiene como objeto simplificar la tramitación de las herencias transfronterizas y evitar sentencias contradictorias en distintos estados miembros de la UE cuando, por ejemplo, una persona muere en un país miembro y que los herederos residen en otro país y que bienes se localizan en otro o otros países de la UE.

Las modificaciones más importantes que establece son las siguientes:

• Las normas de colisión también se aplicarán en relación con terceros Estados.

Unidad del patrimonio hereditario: no habrá diferenciación entre bienes muebles e inmuebles.

Se abandona del principio de nacionalidad: la ley sucesoria será la correspondiente a la ley del Estado de la residencia habitual del fallecido al momento de su fallecimiento, a excepción que se demuestre que en el momento del fallecimiento mantenía un vínculo manifiestamente más estrecho con un Estado distinto, en cuyo caso se aplicará la ley de éste último.

El causante puede optar por que la sucesión se rija por la ley del Estado de su nacionalidad.

• Crea un paralelismo entre competencia y derecho aplicable.

• La creación de un certificado sucesorio europeo.

Se pretende frenar las disputas entre estados miembros sobre la legislación aplicable a una herencia cuando, por ejemplo, el fallecido reside en un país distinto al suyo de origen.

La nueva normativa eliminará muchas de las formalidades existentes, supondrá una reducción de los trámites de los herederos para hacer valer sus derechos y permitirá unos procedimientos más rápidos y menos costosos. Ya que los familiares afectados por esas situaciones debían someterse a diferentes jurisdicciones, lo que complica los procedimientos.

Ámbito de aplicación

En lo que se refiere al ámbito territorial de aplicación, se aplicará en los Estados de la Unión Europea, con excepción de Dinamarca, Gran Bretaña e Irlanda.

En cuanto al ámbito temporal del Reglamento, será aplicable a todas las sucesiones de personas que fallezcan a partir del 17 de agosto de 2015.

El Reglamento produce un cambio drástico para el Derecho Español pues implica el abandono del principio de nacionalidad, dado que con ello se deroga lo establecido en el artículo 9.1 Código Civil y se aplica la Ley del lugar de la última residencia del causante a la sucesión. Existiendo normas especiales para los pactos sucesorios, la conmoriencia y la sucesión vacante.

Por ello, un extranjero que fallezca con su última residencia habitual en España, será sucedido conforme a la ley española, si no concurre una elección de ley. Una elección de ley llevada a cabo antes de la entrada en vigor del Reglamento tendrá efectos, siempre que sea conforme a lo establecido en el mismo.

Sólo podrá excluirse la aplicación de una disposición de la ley de cualquier Estado designada por el Reglamento como aplicable si dicha aplicación resultase manifiestamente incompatible con el orden público del Estado miembro del foro.

En cuanto al Convenio de La Haya, de 5 de octubre de 1961, sobre los conflictos de leyes en materia de forma de las disposiciones testamentarias, los Estados miembros que son parte en el mismo aplicando dicho Convenio y no el Reglamento en lo que respecta a la validez en materia de forma de los testamentos y testamentos mancomunados.

El Certificado Sucesorio Europeo

El Reglamento incorpora el certificado sucesorio europeo, de utilización facultativa cuya finalidad es su uso por los herederos, legatarios que tengan derechos directos en la herencia y ejecutores testamentarios o administradores de la herencia que necesiten invocar en otro Estado miembro su condición de tales o ejercer sus derechos como herederos o legatarios, o bien sus facultades como ejecutores testamentarios o administradores de la herencia.

Una de las finalidades de este certificado es la determinación de quién es el heredero, qué parte de la herencia se transmite, quién obtiene el poder de la herencia, la validez de su inscripción en el registro de la propiedad o la legitimación que otorga al adquirente sobre los aspectos negociales de la operación.

Según lo establecido en el Reglamento el certificado, en principio, tiene los mismos efectos que una escritura de aceptación y adjudicación de herencia:

Efecto de presunción: Se presumirá que el certificado prueba los extremos acreditados de conformidad con la ley aplicable a la sucesión o con cualquier otra ley aplicable a extremos concretos de la herencia.

Efecto de buena fe: Se considerará que cualquier persona que, en virtud de la información contenida en el certificado, efectúe pagos o entregue bienes a una persona indicada en el certificado para recibir tales pagos o bienes ha tratado con una persona autorizada para ello, a menos que tenga conocimiento de que el contenido del certificado es incorrecto o no tenga conocimiento de ello por negligencia grave.

Efecto de legitimación: el certificado será un título válido para la inscripción de la adquisición hereditaria en el registro competente de un Estado miembro.

El certificado podrá ser rectificado, modificado o anulado y cada Estado miembro deberá crear la vía de recurso correspondiente.

Para mayor información sobre Herencias internacionales y Testamentos de Extranjeros puede contactarnos al : 951 082 338 ó escribir a: info@lawyersabogados.es

Compartir en

Te gusta este post?

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)