Comercio Electrónico

En nuestro país el comercio electrónico crece a un ritmo de entre el 27 y 30% anual, lo que lo sitúa sobre la media europea donde aumenta a un promedio de entre el 15 y el 20% anual, ya que en países como el Reino Unido o Alemania el mercado cuenta  con un alto grado de madurez. En comparación con Estados Unidos , donde el crecimiento es del 9% anual, nos encontramos con mucho margen de crecimiento para nuestro país.

En España, solo durante el primer trimestre de 2012 se facturaron 2.452 millones de euros. De acuerdo a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) la facturación del comercio electrónico aumentó un 19,3% respecto al primer trimestre de 2011. En total se contabilizaron 36,7 millones de transacciones durante dicho periodo, lo que supone un crecimiento interanual del 21,5%.

El comercio electrónico comprende toda actividad que tiene por objeto realizar operaciones comerciales utilizando medios electrónicos, como el ordenador personal, el teléfono móvil, el cajero automático, etc.

 Muchas empresas han visto en las Tiendas Virtuales las ventajas que supone ofertar  sus productos y servicios a través de su pagina web.

 Esta nueva forma de realizar el comercio, por la metodología que utiliza en la cual se recogen datos personales de los clientes para tramitar los pedidos o incluso enviarles comunicaciones comerciales, debe llevarse a cabo sin vulnerar los legítimos derechos e intereses de los consumidores y usuarios. Para ello se ha regulado, imponiendo a los responsables de las Tiendas Online o Sitios web un conjunto de obligaciones y responsabilidades.

La Ley 34/2002, de 11 de junio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI), que ha sido recientemente modificada en lo relativo a las comunicaciones comerciales por Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones, tiene por objeto la regulación del régimen jurídico de los servicios de la sociedad de la información y las obligaciones y responsabilidades a asumir por los prestadores de servicios, incluidos los que actúan como intermediarios en la transmisión de contenidos por las redes de comunicaciones electrónicas.

Se entiende por Servicio de la sociedad de la información  todo servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, por vía electrónica y a petición individual el destinatario. También lo son los servicios no remunerados por sus destinatarios, en la medida en que constituyan una actividad económica para el prestador de servicios. En particular, son servicios de la sociedad de la información: la contratación de bienes o servicios por vía electrónica, la organización y gestión de mercados y centros comerciales virtuales (marketplaces), el envío de comunicaciones comerciales, el suministro de información por vía telemática, etc.

El Prestador de servicios es la persona física o jurídica que proporciona un servicio de la sociedad de la información.

En síntesis, cualquier empresario, comerciante o profesional que tenga presencia en Internet y que a través de su página web preste servicios de la sociedad de la información, deberá cumplir con el conjunto de obligaciones establecidas en la LSSI con la finalidad de garantizar los derechos fundamentales de las personas, especialmente de los consumidores y usuarios.

Para mayor información relativa a adecuación de su sitio web a la normativa vigente contáctenos al: 951 082 338 ó escribános: info@lawyersabogados.es

Compartir en

Te gusta este post?

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)